mayo 24, 2016 | 9:00

Cine/Cómics/nota/Top

Top 5: batimóviles en el cine

¿Qué seria de Batman sin la tecnología? Es más, ¿qué sería de él sin el Batimóvil? Decidimos hacer un breve recuento de los autos del cine del Caballero de la Noche que más nos han convencido.

El de 1949. Para muchos, el Cadillac modelo 39 utilizado en el serial de 1943 es el que marcó por mucho tiempo la estética del Batimóvil, aún sin llamarse así oficialmente, pero lo cierto es que el Mercury convertible modelo 49 usado en el serial Batman y Robin, le aportaba el dinamismo que caracteriza a los vehículos de Batman.

El de 1966. Para esta encarnación en cine y TV, el Caballero de la Noche montó en una versión estilizada de un Ford Lincoln Futura, modificado sólo para lanzar fuego y algunos otros detalles que le hacían conservar la estética de la época y le aportaban dinamismo. Seguramente tu abuelo soñaba con andar en uno de estos¡, como lo hizo Adam West.

El de 1989. Para Batman y Batman Returns, Tim Burton mandó construir un auto que conservara el look oscuro de su personaje, así que sus creadores lo diseñaron sobre sobre un chasis de Chevrolet Impala con un motor V8 de Chevy. Su turbina frontal le permitió conservar cierto aire del usado en el show de TV de Batman en los años sesenta.

El de 2016. El visto en Batman v Superman: Dawn of Justice, se trata de una actualización de lo hecho por Christopher Nolan, pues conserva el aire de tanque de guerra que vimos en la trilogía del Caballero de la Noche, pero su aspecto achaparrado recuerda a las versiones surgidas a partir de los noventa, sobre todo en videojuegos. Aunque debemos apuntar que este auto no recibió las críticas que el resto de la cinta, incluso a michos les habría encantado más metraje del Batimóvil.

El de 2005 – 2012 Para su famosa The Dark Knight Trilogy, Christopher Nolan utilizó un Batimóvil llamado Tumbler, parecido al tanque dibujado por Frank Miller en el cómic The Dark Knight Returns, con llantas toscas todoterreno, y blindajes que lo hacen ideal para la batalla. Además, al destruirse el auto, las llantas delanteras dan paso al Batpod, algo así como una Batimoto de guerra.