mayo 13, 2016 | 9:00

Cine/Cómics/nota

El primer Batman en cine (1943)

Batman no sólo es pionero en los cómics de superhéroes, también lo es de estos fuera del papel. Apenas pasados tres años del nacimiento de Superman y en pleno auge de los superhombres en mallas, surgieron los seriales cinematográficos estelarizados por superhéroes. Se trataba del antecedente de las series de televisión y a su vez herederos de la literatura de folletín. Cada serial era de unos quince capítulos, y cada episodio duraba de quince a veinte minutos. Se pasaban en el cine uno a por semana.

El primero con tema superheroico fue Adventures of Captain Marvel (1941) seguido de Batman (1943), The Phantom (1943), Captain America (1944) y Superman (1948).

Para la aventura inaugural de Batman en acción real, la cual constó de quince capítulos, la Columbia Pictures adquirió los derechos y contrató a Rudolph Flothow para la producción y a Lambert Hillyer para dirigir. En la trama, el Hombre Murciélago tendría que detener al Doctor Daka, un científico japonés (recuerden que estaba en pleno desarrollo la Segunda Guerra Mundial) quien buscaba idiotizar a los norteamericanos. Por lo demás: efectos especiales chafas, disfraces poco creíbles y coreografías de pelea ridículas. Nada que no fuera el canon de la época para el entretenimiento adolescente. Pero consgió éxito en taquilla y tuvo una secuela: Batman y Robin (1949).

Entre otros logros que se señalan del serial, además del económico, fue haber representado por primera vez la Baticueva y la Mansión Wayne con su mecanismo especial para acceder a la guarida, y y el haber definido el porte y la personalidad del mayordomo Alfred como alguien delgado y de modales refinados.

El papel de Robin/Dick Grayson recayó en el actor Douglas Crof, el Doctgor Daka estaba interpretado por J. Carrol Naish, William Austin actuaba como Alfred y la actriz Shirley Patterson era la reportera Linda Paige. Para el papel de Bruce Wayne/Batman se contrató a Lewis Wilson.

REGRESAR