agosto 1, 2016 | 6:49

Arte/Cine/nota/Opinión/trend

Lo que amamos y lo que odiamos de la Cómic Con de San Diego

Terminó la Convención de Cómics de San Diego pero eso no nos impide reflexionar lo que vivimos esos cuatro días de parafernalia geek. Asistir a este evento es el sueño de todo nerd y las razones no son pocas: cómics exclusivos, juguetes en edición limitada, carteles, arte original, firmas de autógrafos de tus artistas y actores favoritos, estrenos exclusivos de películas o episodios piloto de series de televisión, conferencias magistrales, talleres y un largo etcétera. Te compartimos una pequeña muestra de lo espectacular que puede resultar asistir a la convención de cómics y entretenimiento más grande e importante en el mundo.

Lo que amamos

Los cosplayers
Ellos son algo de lo que más nos gusta ver en la Cómic Con, aunque te advertimos que verás de todo: desde hermosas mujeres hasta los tipos más bizarros.

El arte original
Sí, es un gusto muy caro, pero no necesariamente tienes que comprar, el simple hecho de ver en persona el trabajo y la técnica de tus artistas favoritos te volará el cerebro.

Los artistas
Cada quién tiene a sus favoritos, nosotros te presentamos a algunos de los nuestros: Soey Milk, Daniel Clowes, Barron Storey, Dave McKean, Mike Mignola, Gabriel Bá y Fabio Moon.

Vestuario y accesorios originales usados en películas
Y aquí tienes fotos de tres de las películas más esperadas, Suicide Squad, Wonder Woman y Rogue One.

Los juguetes
Ajá, puedes ir y comprar juguetes con el pretexto de que son para tus hijos, pero entonces descubrirás un mundo completamente distinto al de Playmobil. Juguetes de diseño en edición limitada, figuras de acción en escala 1:6 con detalles que te harán babear y algunos de los juguetes más lindos que has visto en tu vida.

Lo que odiamos

Las filas interminables
En realidad hay pocas cosas que odiar en la Cómic Con y la principal sin duda, son las filas que no conducen a ningún lado. Así como lo leen: puedes llegar a formarte durante cuatro o cinco horas para entrar a la rifa de lugares para conocer a algún famoso y cuando llega tu turno, no sacas boleto y las horas que invertiste nadie te las devolverá. Hay que tener un gran corazón y temple de acero para que esto no te deje con un vacío en el pecho. Otra cosa que odiar: la comida que se vende en el centro de convenciones, cara y pésima; lo más recomendable es cargar unas barras energéticas y esperar a salir para cenar increíble.

hate